viernes, 10 de junio de 2011

Sputnik, mi amor ~ Haruki Murakami

 

 

Título: Sputnik, mi amor 
Título original: スプートニクの恋人
Autor: Haruki Murakami
Serie: Libro independiente 
Publicación: Septiembre 2002
Editorial: Tusquets
Páginas: 250
Precio: 7’95 €

 

· Lee las primeras páginas ·

Del mismo modo en que, en el viaje del satélite ruso Sputnik, la perra Laika giraba alrededor de la Tierra y dirigía su atónita mirada hacia el espacio infinito, en Tokio tres personajes se buscan desesperadamente intentando romper el eterno viaje circular de la soledad. El narrador, un joven profesor de primaria, está enamorado de Sumire; pero ella, quien se considera la última rebelde, tiene una única obsesión: ser novelista. Sumire conocerá a Myû, una mujer casada de mediana edad tan hermosa como enigmática, y juntas emprenderán un viaje por Europa tras el que nada volverá a ser igual.

 

 

Hace mucho tiempo que vengo oyendo los infinitos halagos que se le dedican a Haruki Murakami; se alaba la profundidad de sus historias, la belleza de su narración, el encanto que desprenden sus libros y ese algo que le convierte en un autor único. Tras una larga espera provocada por el temor a la decepción, al fin decidí armarme de valor y saciar mi curiosidad probando alguna de sus obras que se escondían en los estantes de la biblioteca. Sputnik, mi amor’ ha sido mi primera incursión en las letras de este autor japonés, y os aseguro que no será la última: menudo libro.

A grandes rasgos, os contaré que Murakami nos regala una historia de amor algo compleja y muy distinta a lo que solemos encontrar (al menos para mí) en la que nos vamos adentrando sin prisas hasta llegar a sentir lo mismo que la protagonista. La novela nos habla de Sumire, una joven japonesa que sueña con ser escritora y, por una de esas casualidades de la vida, conoce a Myû, una empresaria de mediana edad de la que se enamora.

Un argumento que, a primera vista, parece de lo más corriente, pero que hacia la mitad da tal giro que mezcla la realidad con lo onírico y se aleja de la normalidad. Además de una historia de amor y desamor, el libro es, en esencia, una reflexión sobre la soledad, ese vacío existencial, la amistad y la felicidad (su búsqueda, más bien) que nos muestra una percepción onírica de la realidad que me ha encandilado.

Como narrador encontramos a ese tercer satélite, un joven profesor de primaria enamorado de su amiga Sumire (protagonista indiscutible) que actúa como testigo en la historia. Una historia que acaba con un final bastante abierto que da lugar a hipótesis varias (que cada uno saque sus propias conclusiones) y que me dejó con un extraño cosquilleo en el cuerpo.

Pero más que del final, es del principio de lo que quiero hablaros. Nunca he juzgado un libro por sus primeras páginas, pues la calidad del inicio no tiene por qué ser como el resto del libro; pero ésta ha sido una de esas pocas excepciones que rompen la regla: Murakami me atrapó con el primer párrafo, y tras releerlo unas cuantas veces supe que adoraría el libro

«A los veintidós años, en primavera, Sumire se enamoró por primera vez. Fue un amor violento como un tornado que barre en línea recta una vasta llanura. Un amor que lo derribó todo a su paso, que lo succionó todo hacia el cielo en su torbellino, que lo descuartizó todo en un arranque de locura, que lo machacó todo por completo. (…) Fue un amor glorioso, monumental. La persona de quien Sumire se enamoró era diecisiete años mayor que ella, estaba casada. Y debo añadir que era una mujer. Aquí empezó todo y aquí acabó (casi) todo.»

 

Me cuesta reseñar a Murakami, para qué voy a mentiros. He apreciado esa profundidad, belleza y encanto en su novela, pero no encuentro las palabras adecuadas para definirla. Su prosa tiene ese algo especial que cautiva, que hace que leerlo sea una delicia y produzca un efecto casi hipnótico con sus palabras. No hace uso de un lenguaje demasiado ostentoso ni florido, no abusa de las figuras literarias e incluso su estilo se podría definir como humilde (sencillo, minimalista y  más), pero aún así el autor logra una novela bastante particular que rebosa armonía

Sus personajes, de los que nos habla como satélites que orbitan en soledad muy a su pesar, logran dejarnos huella y hacer que nos veamos a nosotros mismos en ellos pese a sus muchas excentricidades. Sumire no es una protagonista diez y no gustará a todos (menuda ella, como diría Nothomb), pero la chica tiene personalidad: soñadora, cínica, poco femenina, algo torpe, poco sociable, fumadora empedernida, etc. Y podría seguir, pero prefiero que os animéis a conocerla vosotros mismos (✿◡‿◡)

10 mordiscos:

Arika dijo... [Responder]

Me ha gustado la reseña. Yo también me quiero involucrar a leer a los autores japoneses y quiero empezar por este autor y ya a varios de sus libros les he echado el ojo ^^

Un saludo!

~Lectora Voraz~ dijo... [Responder]

Ains... qué reseña ^^
Yo aún no he leído nada de este autor, pero seguro que sus obras son geniales. A ver si me animo.

Besotes!

Lee-San dijo... [Responder]

xDDDD Murakami es mucho Murakami, y sí, sus libros son difíciles de explicar, de reseñar, tienen "algo" que los hacen especiales y que es imposible de transmitir. ¡Hay que leerlos!

Crazy Cat dijo... [Responder]

Aun no he leido nada de este autor, pero tengo muchas ganas. Desde hace unas semanas Tokio Blues me pone ojitos desde la estanteria xDD Supongo que lo leere en vacaciones, y si me gusta, probare con este. Me encanta como empieza.

Samira dijo... [Responder]

Cada vez tengo más ganas de leer a este autor, con tanta buena reseña se me ponen los dientes largos ^^
:P

Shorby dijo... [Responder]

Qué buena reseña =)
Todavía no he leído nanda del autor, quizá sea un buen libro para empezar con él.

Besotes

Liz dijo... [Responder]

una reseña genial! le tengo mucho respeto a los autores japoneses, asi que espero pronto leerlo <3

Nina dijo... [Responder]

increible reseña! hace años le tengo ganas a este autor, espero no tarde en caer :P

Espe dijo... [Responder]

Muy buena reseña me has dejado con ganas de leerlo ya que nunca he leido nada de este autor.

Besos

Cris dijo... [Responder]

Toda la razón. No he leído Sputnik, mi amor pero me ha pasado lo mismo que a ti con los otros dos libros que leí suyos.

Publicar un comentario en la entrada

Responde, cuenta, opina, critica,...

Related Posts with Thumbnails