jueves, 10 de octubre de 2013

¿Ya han pasado cuatro años?

 

Porque yo no me lo creo. Parece que fue hace dos días cuando decidí crear este pequeño rinconcito, pero resulta que hoy hace cuatro años que Devorando Libros abrió sus puertas. Y aunque durante este último año ha estado abandonado (le pido perdón cada día, sniff), os aseguro que esta vez he vuelto para quedarme y cumpliremos muchos más

Me encantaría escribiros una entrada eterna contándoos lo mucho que adoro la blogosfera, lo agradecida que estoy de que me leáis y lo muchísimo que ha significado para mí crear este blog y haber conocido a gente tan maravillosa gracias a él. Pero (por desgracia) hoy ando algo falta de tiempo, tengo miles de cosas que hacer y no puedo dedicar más de cinco minutos a esta entrada. Así que me remitiré a lo dicho; gracias, gracias y mil gracias.

 

 

···

sábado, 5 de octubre de 2013

La declaración ~ Gemma Malley

 

 

Título: La declaración
Título original: The Declaration  
Autora: Gemma Malley
Serie: The Declaration #1 (de 3)
Publicación: Abril 2011
Editorial:
Salamandra / Círculo de lectores
Páginas: 256
Precio: 15 €

 

 

"Me llamo Anna y no debería estar aquí. No debería existir. Pero existo." Año 2140, Inglaterra. La creación de un fármaco contra el envejecimiento ha permitido vencer la enfermedad y la muerte. Con el fin de evitar la superpoblación del planeta, se promulga la Declaración, ley fundamental que prohíbe a las parejas tener hijos. Las personas que nacen a pesar de esa ley son los Excedentes y no tienen derecho a vivir en el mundo de los Legales, pero, adiestrados correctamente, pueden ser valiosos como mana de obra esclava y desechable. Anna tiene quince años y es una Excedente. Despojada de su apellido, de su pasado y recluida en un centro de internamiento, su vida se reduce a trabajar duro y obedecer, bajo amenaza de durísimos castigos; obedeciendo fielmente a la señora Pincent, la malvada Directora. Anna cree que es culpable por existir, que su vida no tiene valor alguno y se está de más, y para redimirse del pecado de existir debe servir a los legales. Su máxima aspiración es llegar a ser una Empleada Valiosa… hasta que aparece Peter.

 

A estas alturas estoy segura de que habréis oído hablar de La declaración. Hace ya unos años que esta primera parte de una trilogía distópica llegó a tierras españolas de la mano de Salamandra (yo os he puesto la portada de la edición de Círculo de lectores, que es la que tengo – y además de parecerme más bonita, es la original), aunque (por desgracia) parece que el resto de la serie no verá la luz por aquí. Pero no os preocupéis, por suerte tiene un final bastante cerrado, así que podéis leerlo de forma independiente; y si no, ya sabéis: siempre podemos leerlos en inglés.

Ante todo, sabed que he disfrutado muchísimo leyendo este libro de Gemma Malley. Bajo una premisa atractiva y un tanto estremecedora, se esconde una historia entretenida y absorbente (al menos para mí) que trata temas de interés y que hace que el lector se cuestione qué nos depara el futuro; acabaréis especulando sobre la posibilidad de que algo así nos pueda ocurrir.

Por eso destacaría el mundo que ha creado la autora, su ambientación y originalidad, la forma en que consigue que la historia llame la atención desde el principio y enganche poco a poco. Pero, como todo, también tiene sus pequeñas pegas. Para empezar, debo decir que el ritmo es un poco lento en general; al tratarse de la primera parte de una trilogía se entiende que la autora tenga que explicarnos los tejemanejes de su mundo, así que se lo perdono. Además, el hecho de que la historia esté escrita como un diario y que el narrador cambie de vez en cuando (aunque Anna sea la principal narradora) hace que se lea rápido, así que compensa (aunque sea poco). Hay algún pequeño detalle más que no acabó de convencerme, como el romance de la protagonista, pero no entraré en detalles (ya sabéis que odio spoilear).

Resumiendo: La declaración es una distopía muy bien ambientada y dirigida, con las dosis exactas de dureza y dulzura, que entretiene y se lee con rapidez pese a pecar de un ritmo algo lento. Se trata de una buena historia que cuenta con un elenco de personajes más que aceptable, que invita a reflexionar sobre qué nos depara el futuro y que asegura al menos un par de tardes de buena lectura.

 

 

 

···

miércoles, 2 de octubre de 2013

Miércoles Musicales (48) Slow dancing in a burning room

 


Miércoles Musicales
nació en
un blog al otro lado del océano tiempo ha y fue Tempe (Librohólic@s
) quien lo trajo a tierras españolas. La sección se ha ido adoptando por nuestros lares y DL también se sube al carro, porque la dueña de estas letras ama los libros, sí, pero también la música

 

Ya toca recuperar esta sección, ¿no creéis?
Hay muchos temas de John Mayer que me gustan, pero creo
que Slow dancing in a burning room es uno de mis favoritos, así que
os dejo una actuación en directo de la canción. Disfrutadla :3

 

 

lunes, 30 de septiembre de 2013

La reina de la casa ~ Sophie Kinsella

 

 

Título: La reina de la casa
Título original: The Undomestic Goddess 
Autora: Sophie Kinsella
Publicación: Enero 2006
Editorial:
Salamandra
Páginas: 317
Precio: 16 € (Bolsillo: 10 €)

 

 

«Me llamo Samantha, tengo veintinueve años y en mi vida he horneado un pastel. Tampoco sé poner una lavadora y mucho menos coser un botón. Lo que sí sé es modificar un contrato financiero y ahorrarle a mi cliente treinta millones de libras.» Emprendedora y eficiente abogada de la City londinense, Samantha no sólo adora su trabajo sino que vive para él. Adicta al estrés y la presión extrema, ha llegado hasta el punto de enviar y recibir emails durante las sesiones de relajamiento con su terapeuta. La adrenalina es su combustible y convertirse en socia de un prestigioso bufete su objetivo declarado. ¡Qué menos! Y cuando está a punto de conseguirlo surge la catástrofe en forma de un error, pero no un simple error, sino un error garrafal que cae sobre su persona como un meteorito. ¡Madre mía, trágame tierra! ¿Qué hacer? Pues huir, huir lo antes y lo más lejos posible, y tan lejos que en su ofuscación acaba ocupando el puesto de ama de llaves en una aristocrática mansión. Ni ella misma se lo cree... ¿Cómo puede haberle ocurrido? ¿Ha sido su culpa o tal vez alguien...? Tiempo habrá de analizar lo sucedido, puesto que antes hay que salir del infierno doméstico en que se ha metido: lavadoras, plancha, infinidad de cacharros y utensilios, y una amplia cocina le reclaman demostrar sus presuntas habilidades. ¿Logrará Samantha triunfar en su nuevo e inaudito oficio? ¿Llegará algún día a ser la reina de la casa?.

 

Creo que después de leer la sinopsis de la contraportada (arriba) no es necesario entrar en detalles sobre el argumento, ¿verdad? Cómo no, se trata de una novela chick-lit, y ya sabéis que cada vez me gusta más este género romántico (y cuanto más humor tenga, mejor). No será la crème de la crème, pero oye, lo que disfruto yo con una lectura ligerita y entretenida como esta cuando me apetece leer algo sin complicaciones.

La reina de la casa tiene sus más y sus menos y, aunque no se encuentra entre mis favoritos, la verdad es que he disfrutado del tiempo pasado entre sus páginas. Lo abrí esperando encontrarme con una lectura amena y sencilla, y así fue: es una historia sin grandes pretensiones, con sentido del humor (aunque le faltó algo más de chispa, de Kinsella me quedo con No te lo vas a creer) y con una narración dinámica que hace que el tiempo pase volando cuando lees las desventuras de Samantha.

Entre los puntos positivos a mencionar, destacaría que, pese a los siempre presentes tópicos del género (no me quejo, si me gusta el chick-lit es en parte por sus tramas y personajes a veces exagerados y extravagantes ), este libro presenta un ambiente algo diferente. Estamos acostumbradas (hablemos en femenino, por desgracia este género no tiene muchos lectores masculinos) a encontrarnos a una protagonista con cierto prestigio en su vida profesional y, aunque al principio Samantha lo tiene, a lo largo de la historia la vemos relegada a un status más bajo; no sé los demás, pero yo he disfrutado mucho viendo cómo se las apañaba para adaptarse a su nueva vida.

La protagonista me ha gustado, me he encariñado con ella, pero el resto de personajes han chirriado un poco; unos me han gustado más que otros, pero en general creo que la autora no los ha aprovechado tanto como habría podido. Lo mismo pasa con el argumento, que (creo) podría haber dado más de sí; podría haberse convertido en una historia mucho más divertida con diálogos más ingeniosos (vuelvo a remitirme a No te lo vas a creer), unos secundarios más perfilados y un final más sólido (y menos previsible, al menos por mi parte). ¿Se le podría haber sacado más partido? Sí, pero eso no quita que haya disfrutado de su lectura. Así que si os gusta el género y os apetece una lectura ligera, divertida, amena y entretenida… animaos.

 

 

 

· · ·

Related Posts with Thumbnails